Síntomas de anemia en bebés

"Existen varios tipos de anemia, pero estas no son una entidad específica, sino una consecuencia de un proceso patológico subyacente de muy variables causas y naturaleza" Dr. Pediatra: A. Hernández Merino

13520

La anemia en bebés, es una enfermedad que consiste en la disminución de los glóbulos rojos del cuerpo. Estos llegan a un nivel considerado demasiado bajo para la edad de referencia del infante y alerta a los profesionales de salud. Los síntomas de anemia en bebés, pueden ser desde la palidez en la piel, irritabilidad hasta la debilidad en el cuerpo. En Perú, según información del diario RPP Noticias, en el año 2017 se identificó estadísticamente un 43.3% de niños anémicos. Existen por tal motivo campañas para combatirla y es una de las primeras enfermedades que se intentan descartar en los niños, luego que inician la alimentación complementaria.

Aunque sus síntomas pueden alertar a muchos padres, existen muchas formas de evitarla. Además, muchos especialistas aseguran: que es muy fácil de tratar y que con una buena alimentación el niño puede sobrellevarla sin problemas.

Características:

  • Cansancio o mucho sueño en el infante.
  • Piel pálida.
  • Irritabilidad en el infante.
  • Hemoglobina baja.
  • Estrés en el organismo.
  • En los casos más graves: taquicardia y tensión baja.
anemia en bebes
Cómo diagnosticar la anemia en bebés

Anemia en bebés

Desde que el bebé se encuentra en la barriga de mamá, debe cuidarse. Se habla de cuidar a las gestantes, porque cuando se encuentran en estado son más vulnerables. En el caso de los infantes, se trata más de prevenir y hacer seguimiento a los posibles casos de anemias desde que nace y a lo largo de sus consultas pediátricas. Existen muchos tipos de anemia, en Perú, la más común en niños es la causada por déficit de hierro. Así lo aseguró, en una noticia online (2018) el diario RPP Noticias según información de la directora del programa mundial de alimentos de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Tania Goosens.

Las medidas preventivas según el Ministerio de Salud peruano (MINSA), son:

  • Llevar una alimentación variada que consiste en la incorporación diaria de alimentos de origen animal ricos en hierro, en todos los grupos de edad. Pero especialmente en gestantes, niños y adolescentes.
  • En el caso de los recién nacidos: tomar como medida preventiva lactar dentro de la primera hora de nacimiento y mantener de forma exclusiva hasta los seis meses, la lactancia materna.
  • Al comenzar con la alimentación complementaria, a la dieta del bebé se deben incluir alimentos de origen animal ricos en hierro, tales como: el hígado, el bazo, las carnes rojas en general y la «sangrecita» (sangre del pollo cocida)
  • Suplementar a la madre gestante dosis de hierro y ácido fólico.
  • Suplementar de forma preventiva a los niños menores de tres años con hierro.

Tipo de anemias y tratamientos

Los glóbulos rojos le suministran oxígeno a los tejidos corporales, de ahí su importancia en el cuerpo humano, y la importancia de las proteínas que los fortalecen. En ocasiones, las causas de la anemia no son muy precisas, porque sus causas pueden variar.

Según información del Pediatra Español, Dr. A. Hernández Merino: «Existen varios tipos de anemia, pero estas no son una entidad específica, sino una consecuencia de un proceso patológico subyacente de muy variables causas y naturaleza». Pero en el caso de los bebés, de 8 a 9 meses, la mala alimentación puede ser causa principal. Por ejemplo: cuando se les da a probar (por falta de conocimiento) leche de vaca antes del año.

Pero en rasgos generales las anemias pueden ser:

  • Perniciosa: Esta ocurre porque el cuerpo no produce suficiente de la proteína que ayuda a la absorción de la vitamina B2. También existe la anemia por déficit de vitamina B12, que es entonces cuando el cuerpo no tiene suficiente. En ambas situaciones se debe consumir alimentos que contengan vitamina B12. Un ejemplo: carne de res, carne de aves, mariscos, huevos, cereales fortificados para el desayuno y productos lácteos (adultos).
  • Anemia por deficiencia de folato: Esta se da específicamente por la falta de ácido fólico. Porque los glóbulos rojos pueden disminuir debido a la falta de folato. Y este es una vitamina B, conocida como ácido fólico. Y este se puede obtener al consumir alimentos ricos en folato, como por ejemplo: hortalizas de hojas verdes e hígado.
  • Anemia por deficiencia de hierro: La anemia más común en las consultas pediátricas, y ocurre porque el cuerpo no tiene suficiente hierro. El hierro es un mineral sumamente necesario en la alimentación, porque el ayuda a producir glóbulos rojos. Pero puede superarse agregando a la dieta alimentos ricos en hierro: que también puede ser pescado y pollo.
  • Las anemias producidas por enfermedades crónicas. Como las que se da en personas que presentan enfermedades como cáncer o cirrosis.
  • La anima hemolítica: que es una condición donde el cuerpo destruye sus propios glóbulos rojos.
  • La anemia Talasemia: que puede heredarse al igual que la drepanocítica. Pero la primera trata de un defecto en los genes, encargados de controlar en el cuerpo la producción de hemoglobina. Y la segunda es una alteración en la hemoglobina, que ocurre cuando cambia la forma de los glóbulos rojos.

Así otras, pero en el caso de los niños, la más común en las consultas pediátricas, es por la de falta de hierro y otros nutrientes. Y unas por las que más se hace hincapié en la dieta balanceada que deberían seguir los bebés desde que tan solo son lactantes (lactancia exclusiva) hasta en el comienzo de la alimentación complementaria.

¿Cómo debe ser la alimentación de un niño con anemia?

Debido a que las causas de la anemia por deficiencia de hierro pueden ser: por una alimentación con bajo contenido de hierro, por la ingesta de leche de vaca antes del año, por disminución de la absorción de hierro por procesos inflamatorios intestinales y hasta por no cubrir los requerimientos de alimentación del niño en etapas de crecimiento acelerado. Como en el caso de los niños menores de dos años o adolescentes:

  • Niños menores de dos años: Porque se considera una etapa de crecimiento acelerado y en ocasiones los niños no están bien alimentados porque deciden combinar la lactancia con «agüitas o te» (no recomendado por la organización mundial de la salud). O porque la madre decide abandonar la lactancia voluntariamente por sentir «que la leche materna no es suficiente». Entonces el niño no recibe correctamente todos los nutrientes necesarios para su acelerado crecimiento.

Si eres madre primeriza y tienes problemas con la lactancia materna, además de consultarlo con un especialista. Puedes consultar estos remedios caseros que madres como tú, recomendaron.

  • En el caso de los adolescentes: En la etapa de adolescencia el cuerpo del niño vuelve a requerir la mejor dieta por un crecimiento acelerado. Y en ocasiones, los jóvenes no son conscientes de la importancia de mantener una buena dieta. Además para evitar enfermedades a largo plazo.

Alimentación complementaria para evitar la anemia en bebés de 6 meses a 8 meses:

La alimentación complementaria para niños mayores de seis meses según guía del Proyecto Salud y Nutrición Básica del Ministerio de Salud de Perú:

  • Iniciar la alimentación con comidas espesas y variadas 5 veces al día (purés, papillas, mazamorras)
  • Agregar a sus comidas por lo menos 2 cucharadas de alimentos de origen animal que contienen hierro al menos 3 días a la semana (pescado, hígado, sangrecita, bazo.)
  • Preparar menestras sin cascara (lentejas, habas, arvejas, frijoles) por lo menos 3 días a la semana. Por cada cucharada de menestras sirva 2 cucharadas de arroz, trigo, quinua, cebada, papa, camote, yuca o maíz.
  • Servir medio plato de comida espesa cada vez que le ofrezca de comer.
  • Darle 1 fruta y 1 verdura amarilla, anaranjada o de color verde oscuro cada día.
  • Agregar 1 cucharadita de aceite o grasa en sus comidas.
  • Después de su comida darle pecho todas las veces que el niño quiera.

Papillas para evitar la anemia en bebés de 6 meses:

Tabla de contenido de hierro en los alimentos recomendados
Tabla de contenido de hierro en los alimentos recomendados
  • Papilla de sangrecita: Puedes realizar una papilla de sangrecita, utilizando como ingredientes, sangre de pollo cocida con un poco de hierba buena (que les ayuda con la digestión), papa yungay o papa amarilla y un poco de mantequilla sin sal. También puedes necesitar un procesador de alimentos o licuadora vaporera.

Preparación: Cocina muy bien la sangre de pollo y colócale al agua un poco de hierba buena para que se cocine todo junto. Asegúrate de ver que la sangrecita se haya cocido bien. En otra olla con agua, coloca la papa de tu preferencia debidamente pelada a sancochar. Una vez lista la papa, tritúrala con un poco de mantequilla sin sal hasta hacer un puré de papa y mezcla con la sangrecita (procedimiento a mano). Si cuentas con una licuadora vaporera: Retira la sangrecita del agua y mezcla en la licuadora la sangrecita cocina con la papa cocida. Agrégale un poco de mantequilla sin sal o aceite de oliva, y listo para servir.

  • Papilla de Bazo: Para esta papilla puedes utilizar como ingredientes bazo bovino, brócoli y zanahoria. Un poco de aceite de oliva y hierba buena para cocinar el bazo.

Preparación: Antes de empezar a preparar el bazo, asegúrate de retirarle la piel y extraer solo la pulpa. Ponlo a sancochar con una hojitas de hierba buena y a fuego lento. En otra olla coloca a sancochar el brócoli y la zanahoria, debidamente lavados. Luego que todo esté bien cocido, llévalo a la licuadora y mezcla con un poco de aceite de oliva.

Anemia y lactancia materna

La anemia por déficit de hierro en recién nacidos no es tan común, y es casi nula si la madre como método preventivo, toma hierro durante el embarazo, se alimenta bien y comienza a amamantarlo dentro de la misma hora desde pues del parteo. Además de eso, otra forma de evitarlo anterior a la lactancia, es que el especialista cumpla con el retraso recomendado del corte del cordón umbilical, para que el bebé pueda obtener todo el hierro necesario. ¿Sabías esto? Los doctores por lo general esperan de 2 a 3 minutos para realizar el corte, para que el bebé pueda recibir de la madre hasta 100 ml de sangre.

No es primera vez que se recalcan los beneficios de la lactancia materna. En el caso de la anemia en bebés, uno de los métodos preventivos es: que los niños cumplan con una lactancia exclusiva. Esta hasta los 6 meses y complementaria hasta los 2 meses (si así lo desea la madre). Por ello, es necesario que los niños que comiencen con la alimentación complementaria se sigan alimentando de leche materna a libre demanda.

Otro dato importante, es que de querer realizarle papillas para bebés que a meriten leche, se puede utilizar sin problemas un poco de leche materna. Los niños que son bien amamantados junto a la alimentación complementaria, tienen menos posibilidades de tener anemia por falta de hierro, porque la leche materna permite que su cuerpo absorba mucho mejor el hierro de los alimentos proporcionados.

Tabla referencial de valores de hemoglobina referencial para diagnóstico de anemia en niños y adolescentes:

anemia en bebes
Anemia en bebés y niños

Anemia en bebés recién nacidos

Los recién nacidos pueden presentar anemia en casos de que la adquieran por herencia (al principio explicado) o por pérdida de sangre durante el parto. Para ese caso, se suele diagnosticar por un eco realizado por el especialista. Luego al nacer, para diagnosticarlo se le pueden hacer exámenes de sangre para descartar cualquier tipo de anemia.

Recomendaciones:

  • Amamantar al bebé de forma exclusiva por lo menos hasta los 6 meses de edad.
  • Respetar la toma de leche materna a demanda del bebé.
  • Darle al niño alimentos ricos en hierro al comenzar con la alimentación complementaria.
  • Evitar el consumo de leche de vaca en niños menores de un año.
  • No darle infusiones o agüitas para complementar la lactancia, porque no es necesario.
  • Cumplir con la cantidad de comida por día.
  • Evitar darle gaseosa o jugos de cartón (con preservantes) a niños que están comenzando su alimentación complementaria.
  • Evitar el consumo de dulce o agregar azúcar a sus alimentos.

En todos los casos, los centros de salud del país cuentan con el entrenamiento e instalaciones necesarias, para poder diagnosticar la anemia en bebés y tratarla a tiempo. Los niños menores de 2 años que asisten a su consulta de rutina, pueden y deben ser examinados para descartar anemia por déficit de hierro y mala alimentación. Sobre todo en el caso de los bebés en edad de lactancia. Pero por supuesto no está demás que estés atenta a las señales en casa. ¡Hasta la próxima entrada!