Adiós al pañal, enseña a tu bebé a pedir ir al baño

4336

Aprender a pedir ir al baño es una de las más importantes destrezas que el bebé debe adquirir conscientemente, por lo que tu pequeño debe estar preparado biológica y emocionalmente para ello.

Para iniciar la enseñanza para ir al baño, el bebé deberá estar capacitado para interpretar las señales de su cuerpo o tener control de sus intestinos y vejiga, de lo contrario podrías frustrarlo. Siempre anímalo, monitorea su progreso y reconoce sus progresos mediante premios.

Pasos para enseñar al bebé a ir al baño

  1. Recuerda que no es bueno apresurarse, este proceso siempre requiere paciencia y buen humor. No debes presionar a tu bebé porque sería contraproducente.
  2. No existe una regla única, aprende a reconocer el tipo de personalidad de tu pequeño para que puedas conducir su aprendizaje.
  3. Adquiere un baño de entrenamiento (bacín) que se puede acoplar al inodoro, es importante que esté sea muy estable. En el mercado hay variados diseños en diversas marcas, también hay baños muy versátiles como el Potette Plus, que es un baño portátil y de entrenamiento muy útil para los paseos o viajes.
  4. Crea una rutina para tu bebé haciéndole sentarse vestido en el baño de entrenamiento en algunos momentos del día, la idea es familiarizarlo con la sensación de estar sentado. No olvides incentivarlo a lavarse las manos después de sentarse en el baño.
  5. Cuando notes que el bebé se ha acostumbrado a sentarse vestido en el baño de entrenamiento, entonces puedes empezar a enseñarle a sentarse sin el pañal. Explícale porque es necesario eso, y que toda la familia (padres y hermanos) hacen lo mismo para orinar.
  6. Déjalo observarte cuando vayas al baño porque los niños aprenden más rápidamente por imitación. Es recomendable que le vayas, explicando cómo usas el baño y cómo te lavas las manos.
  7. Fomenta su independencia, incentivándolo a usar el baño de adiestramiento cuando quiera, por sí solo o pidiendo tu ayuda.
  8. No te enojes si no usa su baño a tiempo, recuerda que este aprendizaje requiere cierto control del cuerpo que es muy difícil para los niños. Límpialo con tranquilidad y sugiérele que use su baño la próxima vez.
  9. En las noches indícale a tu pequeño que si tiene ganas de ir al baño puede llamarte.