Prepárale a tu bebé estas ricas papillas para el verano

8304
Empezar a preparar la comida de tu bebé es fácil, rápido y económico, así podrás ahorrar dinero en vez de comprar comida envasada. Para hacer las papillas puedes mezclar frutas y verduras frescas que tengas a la mano, así sabrás que tu bebé comerá sano y fresco.

Las papillas de fruta, así como los purés de verdura, los podrás incorporar en la alimentación de tu bebe a partir de los 5 meses de edad, de forma gradual con cada fruta y verdura para observar si nuestro bebé presenta alguna alergia o reacción al nuevo alimento que comerá.

Un beneficio adicional para ti y tu bebé es que tú le preparas sus alimentos y harás que se acostumbre a comer igual que la familia, esto podría surtir efecto cuando tenga 2 o 3 años de edad, ya que a esa edad nuestros niños puede no gustarle  comer primero que la familia.

Lo esencial para empezar a preparar estas papillas es que todas las verduras y algunas frutas que necesitan suavizarse deben cocerse antes de molerlas o hacerlas puré para poder conservar las vitaminas y los minerales, hornea, hierve o cocina al vapor las frutas o verduras hasta que estén blandas para luego molerlas con el líquido que desprenderá de la cocción.

Papilla multifrutas para bebés

Manzana, pera, plátano y naranja son algunas de las primeras frutas que podemos introducir en la dieta del bebé. A partir de los cinco o seis meses de vida, considerando siempre lo que indique el pediatra del bebé, podemos introducir papillas de frutas en su alimentación.

Ingredientes:

  • 1 pera
  • 1 manzana
  • 1 plátano
  • 1 naranja
  • Agua

Preparación:

1. Lavar bien y pelar la pera y la manzana, y partirlas en trozos pequeños. Pelar y trocear el plátano, reservarlo.

2. En un cazo poner a calentar a fuego medio los trozos de pera y de manzana con un poco de agua. La fruta irá ablandándose y se formará una compota. Si sobra agua, quitar un poco.

3. Echar el plátano en el vaso de la batidora y triturarlo. Agregar a la mezcla anterior y remover.

4. Exprimir la naranja e ir añadiendo el jugo hasta que tenga la textura deseada.

Puré de manzana y pera

El puré o salsa de manzana es un alimento clásico y sencillo para bebés, por eso suele ser una de las primeras papillas. Una vez que empieces a combinar otras frutas y sabores a la receta básica, el puré se vuelve cada vez más versátil e interesante.

Ingredientes:

  • 1 manzana
  • 1 pera madura

Preparación:

1. Pela, corta en cuartos y quítales las semillas a la pera y la manzana. Corta primero la manzana en cubitos y colócala en una cazuela con una cesta para cocinar al vapor. Agrega unos 2.5 cm (1 pulgada) de agua. Cúbrela y cocina a fuego medio hasta que el agua hierva.

2. Cocina la manzana al vapor por 2 minutos y después corta y agrega la pera. Sigue cocinando las frutas al vapor unos 10 minutos más o hasta que estén tiernas, removiendo de vez en cuando para que se cocinen por igual.

3. Saca las frutas del fuego, deja que se enfríen, colócalas en una licuadora o procesadora de alimentos y bate hasta obtener un puré. La consistencia del puré podrá ser más suave o gruesa dependiendo de la edad y la capacidad de masticar de tu bebé. Si quieres, agrega un poco de agua, leche materna o fórmula para obtener un puré más líquido.

Puré de mango y plátano

Los mangos y los plátanos son frutas tropicales de delicioso sabor y fáciles de digerir para los bebés, y por eso son ingredientes populares en las primeras papillas.

Ingredientes:

  • 1 plátano
  • 1 mango pequeño

Preparación:

1. Pela el plátano y el mango. Apoya el mango verticalmente sobre una de las puntas y corta una loncha hacia abajo, paralelamente al hueso. Haz lo mismo del otro lado, y sigue cortando el resto de la fruta, eliminando el hueso. Corta el mango y el plátano en pedazos grandes y coloca la fruta en una licuadora o procesadora de alimentos.

2. Licúa o procesa la fruta hasta obtener un puré más fino o más grueso, dependiendo de la edad y la capacidad de masticar de tu bebé. Si quieres, agrega un poco de agua, leche materna o fórmula para obtener un puré más líquido.