Consejos sobre la limpieza de las orejas y oídos del bebé

6942

Las orejas y oídos son una de las zonas más delicadas del cuerpo y más aún las de un bebé, por eso hay que tenerle un cuidado especial, sobre todo cuando se limpian.

Recordemos que la cera o cerumen no es igual a suciedad en el oído, sino que tiene la función de proteger el interior de estos. Por ese motivo, la limpieza de esa área en un bebé no debe ser tan rutinaria, ya que ellos no suelen acumulan mucha suciedad. Además, no se debe sacar la cera o cerumen del oído del bebé con ningún tipo de objeto no apto para esa función, porque sin querer se le puede lastimar o puede producir que se le forme un tapón de cera lo cual dificultará su audición.

Otro dato importante es que la cera o cerumen debe tener un color medio amarillento o anaranjado y de consistencia fina, si observa que el de su bebé es muy oscuro y espeso le aconsejamos que acuda con su pediatra para un chequeo.

¿Cómo limpiar la oreja y oído del bebé?

Primero es importante limpiar toda la zona externa de sus orejas. Puedes hacerlo antes del baño con un pañito o durante la hora del baño con una esponja o toallita y un poco de jabón se le va limpiando con mucho cuidado dicha zona.

Cuando bañes al bebé tienes que tener cuidado de que no le entre demasiada agua en el interior de los oídos y con un pañito suave le vas secando toda la zona de las orejas. También puedes usar los bastoncitos de algodón y con delicadeza lo vas limpiando.

Te mostramos un video de como limpiar la zona interna del oído, si es que el bebé ha acumulado mucha cera o cerumen.